Palabras de aliento

PÉSAME

Ha fallecido tu madre, querido amigo, y siento profundamente tu pérdida. He querido venir, no solo para darte el pésame y acompañarte en estos tristes momentos, sino también para tratar de apaciguar tu alma mediante el conocimiento espiritual que he podido adquirir en los años que llevo estudiando estos temas. En base a ellos, desearía darte una breve explicación sobre lo que acaba de experimentar tu mamá.

Tú ya sabes cómo pienso, qué significado tiene para mí esa palabra tan temida por la generalidad de las personas: MUERTE. Espantoso vocablo. Tabú en muchas sociedades, como la nuestra, que llevan décadas hundidas en las ciénagas del materialismo. Muerte. Defunción. Deceso. Óbito. Pues bien, amigo mío, tu madre NO ha muerto. Solamente se despojó de su viejo vestido corpóreo y voló. Y adonde fue, sigue y seguirá estando viva, más viva que tú y que yo, porque ella ahora está libre mientras que nosotros seguimos sujetos a este pesado lastre, a este denso pedazo de materia biológica. Sí, camarada, tu madre está en otro plano de existencia, lo que significa que sigue estando, que continúa existiendo.

 No me entretendré más, pues no quiero cansarte.

 Para acabar recurriré, en pos de confortarte, a una cita de un sabio hindú que rezumaba amor poético por todos sus poros. Rabindranath Tagore dijo: “No llores porque veas ocultarse al sol; las lágrimas te impedirán ver las estrellas”.

¿Comprendes la metáfora? El sol que se pone es tu madre, pero tan solo tu madre material, su cuerpo orgánico que se perderá de vista bajo la tierra de la sepultura. Y las estrellas son los espíritus eternos de tus familiares, tus antepasados, tus almas afines entre las cuales se encuentra, ahora también, tu mamá. No llores, pues, para que las lágrimas no enturbien tu mirar y te impidan ver a tu santa madre cuando venga a verte; porque vendrá cuando menos te lo esperes.

 

                     Pésame por:     Jesús Fernández

(Guardamar, 2-3 de septiembre de 2017)

Anteriores Artículos

INSTRUMENTOS DEL ALMA

Siguientes Artículos

LA VALENTÍA: CLAVE DE NUESTRO TIEMPO

Sin Comentarios

Deja tu opinión

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.