LEY DE JERARQUíA ESPIRITUAL

0
55
Ley de jerarquía espiritual

Ley de jerarquía espiritual

En muchas mentes ansiosas del conocimiento de la
 Verdad de la Vida surge este interrogante: ¿Qué hay más allá 
del hombre?

Desde el ser más ínfimo dotado de vida, hasta el hombre más perfecto, hay una larguísima escala de ascensión, 
cuyos límites no podemos comprender los humanos dada
 nuestra limitada capacidad intelectiva y conceptual.

Pero, como necesario es ir penetrando en el amplio 
campo del conocimiento espiritual, daremos a conocer algunos aspectos que os lleven a comprender que, en ese espacio
 que vemos vacío por la incapacidad de nuestro sentido visual 
humano de ver más allá de lo físico, hay vida grandiosa en
 diversas dimensiones, hay otras inteligencias inmensamente
desarrolladas, seres espirituales que han llegado a la perfección, en la cual están implícitas: sabiduría, pureza y amor.

Y esos seres espirituales, libres ya de las ataduras físi
cas, están palpitando en amor y ansiosos de colaborar y cola
boran en la Obra Divina del progreso de los mundos y sus
humanidades. Seres espirituales de gran evolución, Luz y 
Poder, que fueron también seres humanos como nosotros en épocas pretéritas, y que han ido evolucionando, subiendo y
subiendo gradualmente en la escala ascensional del progreso,
en el transcurso de las edades, hasta llegar a la unificación 
con la Mente y el Amor Divino, esa Eterna Luz que se proyecta a todos los mundos del espacio infinito del vasto
 Universo.

Múltiples son las graduaciones que por ley van adquiriendo esos seres espirituales de gran Luz y Poder y diversas 
sus manifestaciones en el vasto programa del progreso de los
mundos y sus humanidades; y que son los que componen las 
jerarquías espirituales colaboradoras en la Obra Divina del
 progreso.

Desde el punto de mayor jerarquía espiritual que es
 DIOS, máxima Sabiduría, Amor y Poder de todo el Cosmos, 
hay una escala descendente hasta llegar a los planos crísticos
 de las múltiples constelaciones, en donde moran los cristos o 
espíritus reintegrados, que son los mentores y guías de las 
humanidades planetarias. Más, entre esos dos “puntos” siderales, hay seres elevadísimos de una magnitud tal, potencias
 cósmicas (que algunas escuelas esotéricas denominan ingenieros y arquitectos siderales), y que como humanos no
podemos comprender; tales como los encargados del mecanismo por medio del cual se inicia la vida en los planetas, o
 sea el origen de las especies y formación de las razas; otros,
de la formación de sistemas planetarios; otros, de la renovación; otros, de la conservación, etc., etc..

Muy posible es que, para alguno de nosotros, esta sín
tesis de la Ley de Jerarquía Espiritual parezca una fantasía o
un concepto de dudosa veracidad. Libres somos de aceptar o
rechazar éste u otros conceptos nuevos. Pero, como ha sido
 explicado en la primera lección de este curso, al tratar el tema
 sobre la búsqueda de la Verdad; no debemos rechazar concepto alguno porque no pueda ser entendido en el momento,
 ya que sería limitar a nuestra capacidad intelectual ciertas 
verdades grandiosas.

Para una mejor comprensión de lo que vamos a exponer, necesario es conocer que, en ese espacio del Universo
 que vemos vacío, hay plenitud de vida espiritual en acción
 constante y realizadora, en diversos grados de manifestación,
como diversos y múltiples son los grados de evolución de los
 seres que lo componen y moran en diversos planos y dimensiones siderales, desde donde se domina la inmensidad del
vastísimo Universo y sus mundos; y puede contemplarse la
 pequeñez de los acontecimientos en los mundos físicos. Son
 planos de amor puro, desde donde irradian energías purifi
cadoras y realizadoras que fluyen para el plano físico, a
través de los planos intermedios. Pero, esas energías maravillosas, esas fuerzas magnéticas poderosas de los Seres espirituales elevados, no pueden tomar contacto con la humanidad
si no son requeridas mediante la invocación de los humanos.

Y esa invocación efectuada con verdadero sentimiento y fe, crea una vibración (y un conjunto de vibraciones 
cuando la invocación es colectiva) que puede alcanzar esos
 Planos de Amor, sirviendo de enlace o unión, como “canal”,
 para que esas fuerzas purificadoras y realizadoras tomen
 contacto con el plano físico y la humanidad.

A fin de hacer más accesible a nuestro entendimiento,
 enfoquemos este estudio en lo concerniente a nuestro mundo
 espiritual, desde la dimensión del plano donde el Cristo,
espíritu puro reintegrado hace millones y millones de años, y
 de mayor jerarquía y poder, dirige la evolución de nuestro 
mundo; y para lo cual es asistido por sus colaboradores, seres
 espirituales en diferentes grados de evolución en el espacio,
 así como encarnados en el plano físico.

Como espíritu reintegrado. Cristo recibe el pensa
miento de la Mente Divina. Y el pensamiento del Cristo es 
captado también por Mentes poderosas de los Planos
 Elevados, quienes van llevando a los distintos planos de rea
lización o misiones de servicio distribuidos en los diversos
 planos astrales y en el plano físico, irradiando hacia esos planos vibraciones poderosas.

Pasemos ahora a intentar la descripción muy resumi
da, de algunas de las muchísimas misiones en el mundo espiritual de nuestro planeta, conocido como astral.

Y en él hay seres espirituales de Luz en los planos 
superiores, dirigiendo cátedras de las ciencias, de las artes y 
otras modalidades en el campo del conocimiento, para aque
llos desencarnados que desean continuar perfeccionándose 
en su arte o profundizando sus investigaciones científicas.

Hay otros que, desde esos planos superiores, orientan 
mentalmente a las personas que dirigen organizaciones 
humanas que se dedican a ayudar a la humanidad en los
 diversos aspectos, y para lo cual se valen también de otros
 seres de menor jerarquía.

Hay espíritus sanadores, seres de mediana y superior 
evolución que, por amor a los que sufren, y habiendo sido
 médicos como humanos, tratan de ayudar, curar, aliviar los
 dolores y fortalecer a aquellos humanos enfermos que, den
tro de la Ley, les sea permitido. Pero, siempre responden con 
su amor y su poder magnético a la llamada del sufriente que
implora ayuda.

Ley de jerarquía espiritual por: Sebastián de Arauco

Publicidad solidaria gratuita