Congreso Nacional de Espiritismo 1981

CONGRESO NACIONAL DE ESPIRITISMO 1981

PLURALIDAD DE MUNDOS


     En el mundo que nos encontramos, todos somos conscientes de que tanto en los aspectos morales como materiales, se tiende a una superación; con el tiempo van cambiando las ideas por otras más adecuadas a nuestro entendimiento, y así poco a poco se va evolucionando.



     Gracias a esta evolución la ciencia, día a día, va encontrando respuesta a muchas de las preguntas, que hace tiempo eran imposibles de solucionar, por no encontrarle una explicación lógica.


     En estos tiempos de adelanto científico, son muchos los enigmas en los que la ciencia debe pararse a analizar, el por qué y para qué y dar una respuesta a toda esa gente, que en estos momentos se preocupa por aquello que es extraño para ella.


     En la actualidad, nuestra ciencia, se enfrenta con un hecho insólito, que durante muchos años se está manifestando por todo el planeta. Este suceso le viene preocupando pues:


  1)No encuentran una explicación lógica a toda una serie de manifestaciones.
     2) No se sabe de dónde provienen.
     3) No se conoce la finalidad de este fenómeno.


   Nos referimos a los hechos de Avistamientos, Signos en el Cielo, Objetos Volantes no Identificados, etc., que se han ido sucediendo a lo largo de la historia y que en la actualidad se presentan con mayor frecuencia.


    Muchas naciones coinciden en que este fenómeno se manifiesta, y de que es una realidad su presencia. Son objetos extraños, que sobrevuelan el espacio y desafían las leyes de la naturaleza conocidas por la ciencia, Es en este aspecto, donde los gobiernos quedan sorprendidos, motivo por el cual mucha gente se interesa por el tema, buscando una respuesta lógica y que les pueda satisfacer. 


     ¿Son signos, luces, aparatos voladores?


   De todos es sabido, que gracias al adelanto que la ciencia ha conseguido, son muchos los descubrimientos que se han hecho y que han reportado a nuestra humanidad un modo de vida más racional.


    Lo que está constatando la ciencia, ya fue expuesto por Allan Kardec cuando interpretaba la frase de Jesús: “En la casa de mi Padre hay muchas moradas”. La casa es el Universo; las diferentes moradas son los mundos que configuran el espacio infinito y que ofrecen a los encarnados estancias apropiadas, con arreglo a su adelanto evolutivo. (Evangelio según el Espiritismo).


    ¿Podía Allan Kardec intuir lo que iba a ocurrir a la humanidad en estos tiempos? Posiblemente sí y es por ello que se atrevió, ya en el siglo pasado, a atestiguar que en los diferentes mundos hay hermanos encarnados en diversos niveles evolutivos.


     Es por esto que hacemos una llamada: ¿Puede tener relación lo que a la gente le ha dado por llamar OVNI y Extraterrestres, con todo lo que a este respecto dijo Allan Kardec? ¿Puede ser que en los momentos actuales, los signos extraños procedan de alguno de esos planetas?


   El hecho de que puedan venir desde otros planetas al nuestro, demuestra su adelanto técnico; y como todos sabemos ya por la doctrina espirita, la Divina Providencia sólo permite alcanzar altas cotas de desarrollo científico, cuando éste va acompañado de un elevado grado moral, que posibilita hacer un debido uso de la ciencia que se posee. ¿Por qué no podrían ser estos seres provenientes de un mundo de regeneración?


     Admitiendo por un momento, que puedan ser hermanos provenientes de estos mundos, con un mayor adelanto moral; ¿Qué objetivo tendría su visita, cuando todos sabemos que por las leyes que rigen el universo, ninguna humanidad puede interferir la evolución espiritual de otra?

    Siguiendo con esta hipótesis, si se trata de hermanos superiores, técnica y moralmente, deben ser conocedores de las leyes que rigen la evolución material y moral de los planetas que constituyen el Universo; ¿Qué necesidad tendrían entonces de venir a un mundo menos evolucionado, a no ser la de ayudar a esa humanidad en momentos de crisis?


     La existencia del fenómeno, ha sido aceptada ya por la ciencia; y en cuanto a las hipótesis mencionadas, ¿por qué no cabría una relación con la siguiente profecía de Joel?: “Y en el final de los tiempos signos extraños aparecerán en el cielo y la tierra”.


El que tenga oídos para oír que oiga.

F. M.
GRUPO VILLENA


Anteriores Artículos

CONFERENCIAS

Siguientes Artículos

LEYES UNIVERSALES

Sin Comentarios

Deja tu opinión

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.