ASÍ ESTÁN LAS COSAS

0
66
Así están las cosas

Tuvieron que matar a aquel Rabino

de forma tan cruel como execrable;

era callar su voz lo deseable,

y a nadie le importaba ni un comino

 

truncar tan bruscamente su camino.

No obstante, hay un hecho incuestionable:

Jesús fijó el mensaje perdurable,

que es exactamente a lo que vino:

 

Dejarnos el amor universal

y la fraternidad, aquí, en la Tierra;

que nada se consigue con el mal;

 

que hay que vivir en paz, y no en la guerra.

Es triste que la gente, con Su muerte,

después de dos mil años no despierte.

 

Así están las cosas por: Jesús Fernández Escrich

© Amor, Paz y Caridad, 2019

Publicidad solidaria gratuita