Poesía

ACRÓSTICO

Soneto con estrambote

Padre Nuestro, que en los Cielos habitas,
Adoramos en ellos Tu presencia;
Danos tu Reino de amor, de clemencia,
Repleto de las cosas más bonitas.

Evita que nosotros realicemos
Nuestra sola y mundana voluntad;
Únicamente la Tuya; y nos dad
Ese pan del que nos alimentemos.

Sólo perdonando sin dilación,
Te place perdonar nuestras ofensas.
Rezando con sincera devoción,

Oirás nuestras plegarias más intensas;
Así, no caeremos en tentación,
Mereciendo Tus sacras recompensas.

El mal, con Tu intuición,
No logrará romper nuestras defensas.

Jesús Escrich

(Guardamar, 29-XI a 12-XII de 2011)

Anteriores Artículos

COMO TEMPLAR EL ACERO

Siguientes Artículos

ÉTICA Y MORAL: NECESIDAD IMPRESCINDIBLE

Sin Comentarios

Deja tu opinión

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.