Sin categoría

LEYES UNIVERSALES

LEY DE JERARQUÍA ESPIRITUAL

Su acción en el plano espiritual y en el plano humano.

En muchas mentes ansiosas del conocimiento de la Verdad de la Vida surge este interrogante: ¿Qué hay más allá del hombre?

Desde el ser más ínfimo dotado de vida, hasta el hombre más perfecto, hay una larguísima escala de
ascensión, cuyos límites no podemos comprender los humanos dada nuestra limitada capacidad intelectiva y conceptual.

Pero, como necesario es ir penetrando en el amplio campo del conocimiento espiritual, daremos a conocer algunos aspectos que os lleven a comprender que, en ese espacio que vemos vacío por la incapacidad de nuestro sentido visual humano de ver más allá de lo físico, hay vida grandiosa en diversas dimensiones, hay otras inteligencias inmensamente desarrolladas, seres espirituales que han llegado a la perfección, en la cual están implícitas: sabiduría, pureza y amor.

Y esos seres espirituales, libres ya de las ataduras físicas, están palpitando en amor y ansiosos de colaborar y colaboran en la Obra Divina del progreso de los mundos y sus humanidades. Seres espirituales de gran evolución, Luz y Poder, que fueron también seres humanos como nosotros en épocas pretéritas, y que han ido evolucionando, subiendo y subiendo gradualmente en la escala ascensional del progreso, en el transcurso de las edades, hasta llegar a la unificación con la Mente y el Amor Divino, esa Eterna Luz que se proyecta a todos los mundos del espacio infinito del vasto Universo.

Múltiples son las graduaciones que por ley van adquiriendo esos seres espirituales de gran Luz y Poder y diversas sus manifestaciones en el vasto programa del progreso de los mundos y sus humanidades; y que son los que componen las jerarquías espirituales colaboradoras en la Obra Divina del progreso.

Desde el punto de mayor jerarquía espiritual que es DIOS, máxima Sabiduría, Amor y Poder de todo el Cosmos, hay una escala descendente hasta llegar a los planos críticos de las múltiples constelaciones, en donde moran los cristos o espíritus reintegrados, que son los mentores y guías de las humanidades planetarias. Más, entre esos dos “puntos” siderales, hay seres elevadísimos de una magnitud tal, potencias cósmicas (que algunas escuelas esotéricas denominan ingenieros y arquitectos siderales), y que como humanos no podemos comprender; tales como los encargados del mecanismo por medio del cual se inicia la vida en los planetas, o sea el origen de las especies y formación de las razas; otros, de la formación de sistemas planetarias; otros, de la renovación; otros, de la conservación, etc., etc..

Muy posible es que, para alguno de vosotros, esta síntesis de la Ley de Jerarquía Espiritual parezca una fantasía o un concepto de dudosa veracidad. Libres sois de aceptar o rechazar éste u otros conceptos nuevos para vosotros. Pero, como ha sido explicado en la primera lección de este curso, al tratar el tema sobre la búsqueda de la Verdad; no debemos rechazar concepto alguno porque no pueda ser entendido en el momento, ya que sería limitar a nuestra capacidad intelectual ciertas verdades grandiosas.
Para una mejor comprensión de lo que vamos a exponer, necesario es conocer que, en ese espacio del Universo que vemos vacío, hay plenitud de vida espiritual en acción constante y realizadora, en diversos grados de manifestación, como diversos y múltiples son los grados de evolución de los seres que lo componen y moran en diversos planos y dimensiones siderales, desde donde se denomina la inmensidad del vastísimo Universo y sus mundos; y puede contemplarse la pequeñez de los acontecimientos en los mundos físicos. Son planos de amor puro, desde donde irradian energías purificadoras y realizadoras que fluyen para el plano físico, a través de los planos intermedios. Pero, esas energías maravillosas, esas fuerzas magnéticas poderosas de los Seres espirituales elevados, no pueden tomar contacto con la humanidad si no son requeridas mediante la invocación de los humanos.

Y esa invocación efectuada con verdadero sentimiento y fe, crea una vibración (y un conjunto de vibraciones cuando la invocación es colectiva) que puede alcanzar esos Planos de Amor, sirviendo de enlace o unión, como “canal”, para que esas fuerzas purificadoras y realizadoras tomen contacto con el plano físico y la humanidad.

A fin de hacer más accesible a vuestro entendimiento, enfoquemos este estudio en lo concerniente a nuestro mundo espiritual, desde la dimensión del plano donde el Cristo, espíritu puro reintegrado hace millones y millones de años, y de mayor jerarquía y poder, dirige la evolución de nuestro mundo; y para lo cual es asistido por sus colaboradores, seres espirituales en diferentes grados de evolución en el espacio, así como encarnados en el plano físico.

Como espíritu reintegrado, Cristo recibe el pensamiento de la Mente Divina. Y el pensamiento del Cristo es captado también por Mentes poderosas de los Planos Elevados, quienes van llevando a los distintos planos de realización o misiones de servicio distribuidos en los diversos planos astrales y en el plano físico, irradiando hacia esos planos vibraciones poderosas.

Pasemos ahora a intentar la descripción muy resumida, de algunas de las muchísimas misiones en el mundo espiritual de nuestro planeta, conocido como astral.

Y en él hay seres espirituales de Luz en los planos superiores, dirigiendo cátedras de las ciencias, de las artes y otras modalidades en el campo del conocimiento, para aquellos desencarnados que desean continuar perfeccionándose en su arte o profundizando sus investigaciones científicas.

Hay otros que, desde esos planos superiores, orientan mentalmente a las personas que dirigen organizaciones humanas que se dedican a ayudar a la humanidad en los diversos aspectos, y para lo cual se valen también de otros seres de menor jerarquía.

Hay espíritus sanadores, seres de mediana y superior evolución que, por amor a los que sufren, y habiendo sido médicos como humanos, tratan de ayudar, curar, aliviar los dolores y fortalecer a aquellos humanos enfermos que, dentro de la Ley, les sea permitido. Pero, siempre responden con su amor y su poder magnético a la llamada del sufriente que implora ayuda.

Millones y millones de seres espirituales en diversos grados de evolución hay dedicados a la atención de los enfermos que al desencarnar van pensando en los mismos dolores. Otros ayudando a desencarnar. Otros colaborando en los trabajos de reencarnación.

Hay espíritus guías o guías espirituales. Son seres que, dentro del aura magnética del planeta, se encargan de ayudar a otro ser encarnante durante una o más encarnaciones; generalmente, espíritus familiares del mismo encarnante. Su grado de evolución siempre es superior al ser encarnante, a quien tratan de ayudar en el cumplimiento de su destino.

Hay espíritus guardianes que acompañan a otros seres que encarnan con misiones especiales, y con el objeto de ayudarles al cumplimiento de su misión. Pues, es ley divina que toda obra de bien y de justicia sea defendida y protegida por seres de gran poder y pureza. Son espíritus ya liberados de los mundos físicos, de un grado evolutivo superior al humano de nuestro mundo. Y estos encarnan también, a veces, por motivos especiales de adelanto a la humanidad.

Hay espíritus protectores que, perteneciendo todavía a la influencia magnética del planeta, protegen a los humanos en casos especiales, tales como los que toman a su cargo la protección de personas y agrupaciones dedicadas a un fin noble. Cuando las personas se dedican a la práctica del bien, por ley divina reciben la protección de Lo Alto. Y entre estos protectores, los hay en diversos grados de evolución, según sea la necesidad de protección: desde elementales a superiores.

Hay inmensidad de espíritus superiores que por amor bajan a los planos inferiores de tinieblas y de magnetismo denso, tratando de persuadir a seres desencarnados desviados y atormentados por las pasiones humanas que, por ignorancia, siguen apegados al plano físico. Y estos misioneros, que por amor a la humanidad doliente renuncian a su bienestar y se sacrifican voluntariamente para hacer llegar la Luz a esos espíritus en sufrimiento; desarrollando conferencias en esos planos inferiores para enseñar la realidad de la bondad divina, para demostrar la existencia de un mundo superior maravilloso, de una vida libre de persecuciones y sufrimientos, y para enseñar la verdadera religión cristiana de amor universal.

Hay diversas otras actividades de servicio, una de las cuales es la de auxiliar a las almas que en el plano de tinieblas y ambiente de sufrimiento en el astral inferior han llegado al arrepentimiento verdadero y claman al cielo misericordia y perdón. Entonces, bajan en grupos de dos o más de esos misioneros y preparan la labor de rescate (ampliación verbal) y constatada la veracidad del arrepentimiento, es trasladado a secciones especiales o colonias de auxilio, para una estadía de recuperación de fuerzas, y en donde comienza la preparación para una nueva encarnación, en concordia con cada caso.

Y hay también guías y protectores menores, auxiliares, como la madre que desencarna dejando uno o más hijos pequeños que todavía necesitan de su cuidado; y de hecho se convierten en su auxiliar invisible. Y muchos otros aspectos más que sería prolijo enumerar.

Como puede apreciarse fácilmente, en ese mundo del Espíritu hay una amplísima gama de actividades dentro de una jerarquía perfecta, desconocida por los humanos, y la cual ofrece múltiples aspectos de progreso. Todo ser espiritual en misión de servicio, recibe la Luz y la Fuerza espiritual necesaria para su realización por seres de mayor luz, amor y poder que, a su vez, recibe también de otros seres más elevados, y otros, en sucesión progresiva hasta la Divinidad; todo lo cual constituye la Ley de Jerarquía Espiritual.

Aún cuando no completa, esta descripción puede daros una idea de esta ley universal que está contenida dentro de la Ley del Amor; así como una idea de las grandes posibilidades de progreso y vida activa hermosa, al terminar este breve período de vida humana en el plano físico.

SEBASTIAN DE ARAUCO
Anteriores Artículos

CONGRESO NACIONAL DE ESPIRITISMO 1981

Siguientes Artículos

RECORDANDO EL PASADO

Sin Comentarios

Deja tu opinión