AMO A LOS ANIMALES

0
117
Amo a los animales

Amo a los animales

“Canto al amor de nuestro hermano y fiel amigo EL PERRO”

Porque te amo, mi fiel amigo.

Porque en aquellos momentos donde me sentí absolutamente incapaz de contar a otros seres lo que sentía en mi interior que me abrasaba, que me quemaba, que me atormentaba y lentamente me consumía, él ya lo sabía.

¿Por qué? Porque él era capaz de comprender con la mirada

Porque él era capaz de acompañar sin juzgar.

Porque él era capaz de consolar sin aconsejar.

Por el amor que emitía en sus vibraciones, fueran ladridos, ronroneos o suspiros.

Gracias a ti por mostrarme que no hace falta decir para consolar.

Gracias a ti por mirar sin pedir.

Gracias por tu humildad y agradecimiento.

Gracias porque lo hiciste fácil.

Gracias, hermano y amigo.

¡GRACIAS!

Amo a los animales por: Josep Martín Solís 

(Miembro de la Asociación Espirita Fraternitat Humana de Terrassa)

*****

MI AMOR POR JACKIE (Dedicado a mi mascota Jackie)

¿Dónde estás, Jackie?

Ya estás ahí, con tu porte alto, erguido, hermoso, leal, altivo, noble, bondadoso, alegre.

¿Dónde estás?

Estás ahí, mirando y observando las flores, los pajarillos, los pequeños lagartos; sí, mirando con tus tiernos ojos, tu mirada firme y fija, tu pensamiento transparente, tu semblante fuerte.

¿Dónde estás?

Estás ahí, acariciando la pradera, caminando fijo y seguro a tu meta, pisando con energía la tierra que te ofrece las espigas doradas de ese trigo fructífero en el que buscas ese camino ya trazado.

¿Dónde estás?

Noble y maravilloso amigo del alma, noto tu falta; siento tu olor; oigo tu despertar; siento tu pisar; recojo tu ruido cuando te doblas para coger asiento en la húmeda tierra; busco en la mirada el rincón donde reposas en tu descanso diurno o nocturno; busco en mi mirada tu mirada, en la que tú y yo entendíamos nuestros pensamientos.

¿Dónde estás, amigo del alma?

Ya tu despertar estará entre tus congéneres, aquellos que te ayudarán a encontrar ese renacer en tu próxima etapa de evolución.

¿Dónde estás, apreciado amigo?

Has dejado tanta huella en mí que mis días se convierten en rutina cuando tu ausencia llena mi alma, pero sin embargo reconforta mi espíritu el saber que acabaste este trabajo terrenal en que te habías comprometido para buscar, ahora ya, otra existencia evolutiva.

¿Dónde estás, amigo?

Sé dónde estás, claro que lo sé; me lo comentan, me lo dicen, me lo intuyen, lo visualizo, y tú en tu inmenso amor me envías esos lazos amorosos que llenan mi alma de serena alegría.

Sí, sé dónde estás, amigo mío, bien acompañado de esos seres, de esos guías protectores que con su infinita bondad te acompañarán y aconsejarán.

Déjate llevar por ellos, escúchalos, entrégales ese “amor” que me proporcionaste a mí, viejo amigo. 

Hasta pronto, amigo del alma.

Mi amor por Jackie por: Josep Martín Solís 

(Miembro de la Asociación Espirita Fraternitat Humana de Terrassa)

 

Le puede interesar: Amor a la naturaleza

 

 

Publicidad solidaria gratuita