Poesía

EL PAN NUESTRO DE CADA DÍA

DEDICADO A LOS ALUMNOS DEL MAESTRO TOMAS PICÓ (*)

En la siguiente poesía cuyo autor es un notable doctor, hallarás lo que debes pedir al Supremo:

 

EL PAN NUESTRO DE CADA DÍA. 

Dale Señor a mi alma espiritual sustento,

y a mi cuerpo de arcilla dale el pan cotidiano,

y, dame sólo el mío; jamás el de mi hermano,

que el único que nutre y produce contento,

es el que se ha ganado sin dejar a otro hambriento,

por el único esfuerzo de nuestra propia mano,

sin el sudor de niño, ni de enfermo ni anciano,

sin que haya producido a nadie sufrimiento,

dale también, Dios mío, pan a mi inteligencia,

pan de conocimiento de verdadera ciencia;

no permitas me nutra con venenoso error;

y dale a mis sentidos el bello pan del arte,

y abundante, sin tasa, ni temor a que me harte,

el eterno, el sublime, el santo pan de amor.

 

*(Extraído de una circular de Don Tomás Picó para sus alumnos)  IBI (ALICANTE), JULIO 1934

Anteriores Artículos

EDUARDO FERNANDES DE MATOS

Siguientes Artículos

REVISTA NÚMERO 100

Sin Comentarios

Deja tu opinión

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.