Recordando el pasado

RECORDANDO EL PASADO

SOBRE LA VERDAD

No ha transcurrido época alguna, en la vida de la Humanidad terrena, en la que el hombre no se haya sentido impulsado a investigar y conocer la Verdad. Y este impulso, que en la más expresa acepción ha constituido, en su esencia, el afán de conocimiento de qué es la Vida y cuál es el destino de los seres en el Más Allá, ha alcanzado, en

cada una de aquellas épocas, el premio a los afanes del hombre mediante el conocimiento de la verdad buscada, en relación siempre con el adelanto adquirido y con el medio ambiente en que las humanidades se han desenvuelto, con arreglo a las prescripciones de la Ley Universal.

Por lo mismo, el afán de ascender hacia la Verdad única ha de ser eterna aspiración de la vida humana, es por lo que la relatividad de su conocimiento y de los esfuerzos que los seres han de realizar para irse acercando a aquella Verdad, han de ser también eternos.
¿Dedúcese de esto que nosotros, los hombres de hoy, porque en nuestro medio de adelanto individual hemos conseguido analizar, científica y experimentalmente, la Verdad actual, hemos de dar al desprecio y al vituperio aquellas verdades de los tiempos pasados?
No, en manera alguna; no, porque aquellas verdades fueron nuestra Verdad en anteriores existencias; no, porque en ellas y por ellas laboramos para nuestro propio adelanto; no, porque ellas nos prepararon para llegar al conocimiento de la que hoy proclamamos y, sobre todo, porque ellas eran, y así debemos considerarlas, la Verdad absoluta infiltrándose gradualmente en nuestras almas para traernos al estado presente.
Es pues la Verdad, estudio e investigación constantes para los seres inteligentes; estudio e investigación a que se sienten obligados por imposiciones de la Verdad misma, y estudio e investigación a los cuales les obliga más y más el conocimiento que respecto a Ella hayan alcanzado.
En ninguna de las manifestaciones de la intelectualidad y del adelanto moral del hombre, se ha dicho hasta este instante, ni se dirá en los momentos venideros, la última palabra, porque esta frase envuelve la idea de lo infinito y la Vida, y las verdades que en Ella se alcanzan son y serán infinitas e inacabables.
El no creerlo así, el aferrarse a los conocimientos adquiridos y a las conclusiones de las verdades de ellos deducidas, con todas las aberraciones de la vanidad y del amor propio, que se resisten a la confesión de que hay algo en lo que no se ha profundizado bastante, de que hay algo que se ha escapado a la investigación, revela un craso error y un mediano adelanto moral.
La Verdad es la eternidad, y por esto, es de todos los tiempos y está al alcance de todos los que con buena voluntad y de buena fe la buscan: que cada uno la encuentre y la conozca , según sus alcances y su anhelo, es tan seguro como lógico y equitativo.
Por eso es por lo que, cuando cualquiera pretende circunscribir los conocimientos y las creencias de los hombres a sus propios conocimientos y creencias, tratan de oscurecer la Verdad de su tiempo y dan muestras de un atraso moral incalificable por la escasa armonía que guarda con su desarrollada mentalidad.
Por eso es preciso que los sabios se den cuenta de cuanto al comienzo de este trabajo queda asentado y proclamen que para conocer la Verdad, que para sostenerla sin error y sin miras pasionales o egoístas, es preciso investigar constantemente, rectificar a cada momento y declarar ingenua y paladinamente “que no se sabe nada dentro de lo absoluto, porque el Progreso es Eterno, constante y siempre relativo, y porque la Verdad de ese hoy que sólo existe en nuestro convencionalismo, es siempre la mentira de mañana en la eternidad del tiempo y del espacio”.
Augusto Ferrer

Anteriores Artículos

LEYES UNIVERSALES

Siguientes Artículos

PÁGINA POÉTICA

2 Comments

  1. Anonymous
    9 diciembre, 2008 at 21:24 —

    Si alguien lee esta pagina que escriba un comentario.

  2. 14 diciembre, 2008 at 00:32 —

    Se agradece el interés, seria bueno que los visitantes de esta pagina, pasaran por el libro de visitas y dejaran algún testimonio de su presencia.

Deja tu opinión

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.