Recordando el pasado

RECORDANDO EL PASADO

EL METODO POSITIVO

Los presentimientos son a veces de una precisión tal que ciertos psicólogos piensan que el alma humana, reducida a sus propias fuerzas, no es capaz de ellos, y que es necesario asociarle la intervención de un espíritu exterior a ella. Estos analistas llevan las consecuencias espiritualistas más lejos de lo que nosotros las hemos llevado aquí.

Que el cerebro esté en juego, me parece bien. Pero el cerebro no es más que un instrumento. La locomotora no marcharía sin el maquinista, ni el aparato eléctrico sin el telegrafista. La cámara oscura no es el fotógrafo. El hombre todavía tiene otro aspecto del que no hemos hablado, me refiero al carácter moral. ¿Cómo una combinación de moléculas químicas puede producir la bondad, la fidelidad, el amor al bien, la honradez, la probidad, la virtud, el espíritu de sacrificio, el de justicia, la pasión de la verdad y todas las facultades espirituales que constituyen el dominio moral de la Humanidad? Las facultades del alma son tan diversas, como diversos son los individuos; pero existe un parecido común entre todas las almas, y este parecido es la, conciencia, que condena el el mal y aprueba el bien. Además del lado “espíritu” del alma, existe el “lado moral”, que es el fondo mismo del alma humana. ¿Cómo ver en esto una función de la materia cerebral?

No, el hombre no es exclusivamente el organismo físico que los fisiólogos han enseñado hasta hoy. Es más complejo. ¿Qué es en su totalidad? Es lo que buscamos en estos estudios.

Sin embargo, ciertos hombres verdaderamente científicos, no quieren rectificar ni aceptar bajo ningún pretexto nuestras conclusiones, por lógicas que sean. Existe en esto una negación sistemática muy deplorable en espíritus ponderados. Para todo observador libre, el más estricto método positivo establece con certeza que los hechos supranormales estudiados no pueden seguir siendo negados. Deben en adelante figurar en el dominio de las ciencias exactas ampliado y transformado. No pueden atribuirse a funciones cerebrales, y prueban la existencia del alma como entidad distinta del organismo corporal.

Para establecer los estudios psíquicos sobre una base positiva y hacerlos entrar en el cuadro de la ciencia moderna, constantemente ampliada por los nuevos descubrimientos, es indispensable un método científico muy severo. Pero cuando los hechos discutidos y hasta ahora negados desde hace tanto tiempo han sido demostrados, no se explica la persistencia del escepticismo que continúa negándose a reconocerlos. ¿Es razonable una negación sistemática, obstinada?

Es un error creer en todo, pero también lo es no creer en nada. No debemos admitir nada sin pruebas, pero debemos reconocer lealmente lo que esta probado.

CAMILO FLAMMARION

Artículo extraído del libro “LA MUERTE Y SU MISTERIO”. En conmemoración del aniversario de su nacimiento, el día 26 de febrero de 1842.

Anteriores Artículos

LEYES UNIVERSALES

Siguientes Artículos

PÁGINA POÉTICA

Sin Comentarios

Deja tu opinión

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.