Página póetica

PÁGINA POETICA

LA CARIDAD

Practicar la caridad

es una labor honrosa,

pero en forma cariñosa

y con buena voluntad.

La caridad se concibe

si es hecha con discreción,

sin causar humillación

al hermano que recibe.

Es un humano deber

ayudar al indigente,

pero hay que tener presente

en que forma se ha de hacer.

No es la moneda entregada

en una mano extendida,

es un “poco te tu vida”

sin pedir a cambio nada.

Es el amor bien sentido,

es una sonrisa amable,

es el afecto entrañable

hacia el hermano querido.

Es perdonar los agravios

de verdad, de corazón,

con la sonrisa en los labios

y una frase de perdón.

Es enseñar la doctrina

como Cristo la enseñara,

esa es la misión divina

que Jesús encomendara.

Es la ayuda generosa

al hermano desvalido,

porque este hermano ha nacido

con una misión penosa.

Y al que se halla postrado

en el lecho del dolor

llevarle un poco de amor,

de consuelo y de cuidado.

Y al ciego, que a no dudar,

siente ese dolor profundo

de no poder admirar

las bellezas de este mundo.

Y a la pobre viejecita

que camina torpemente,

hay veces que necesita

de un hermano diligente.

Si se sabe convivir

en la humana sociedad

sin odiar ni maldecir,

también eso es caridad.

Ya veis queridos hermanos

que hay formas muy diferentes

de ayudar a tantas gentes

si se siente como humanos.

Hacer bien con humildad,

que Dios premia con largueza

al que ejerce con nobleza

“LA SUBLIME CARIDAD”.

Francisco Marín

Publicado en la revista “Amor paz y caridad” ENERO-1983-Nº 6

Anteriores Artículos

RECORDANDO EL PASADO

Siguientes Artículos

REENCARNACIÓN

Sin Comentarios

Deja tu opinión