Página póetica

PÁGINA POÉTICA

LA HUMILDAD

La Humildad es una flor
de exótica procedencia,
nacida de la prudencia,
la modestia y el pudor.

Es muy rara en estos pagos,
pocas veces se la encuentra,
porque su acción no se centra
del aplauso en los halagos.

No frecuenta los salones
de la frívola elegancia,
si no que tiene su estancia
en los buenos corazones.

Como la sutil violeta,
vive oculta en la espesura,
y cuando se la procura,
siempre se muestra discreta.

Movida por la virtud,
sólo vive para el bien,
sin importarle el desdén
de la humana ingratitud.

Y cuando se la provoca,
no se inmuta ante el dolor,
pues la fuerza de su amor
todas las iras sofoca.

Siempre modesta y sencilla,
discreta a más no poder;
se hace admirar y querer
porque consuela y no humilla.

Es mansa como la brisa,
es dulce como la miel,
y sabe apurar la hiel
con angélica sonrisa.

No ciñen lauros su frente,
ni mancillan sus blasones
las falsas adulaciones
ni la soberbia insolente.

Su linaje es inmortal,
tiene raíces divinas,
pues prefiere las espinas
a las rosas del rosal.

Dios te bendiga, Humildad,
por la gracia de tus dones,
que inflama los corazones,
de amor, ternura y bondad.

Dios te bendiga y corone
tu frente de rosas bellas,
y al que no siga sus huellas,
que le ilumine y perdone.

Que los hombres te cultiven
en sus fríos corazones,
y calmen de sus pasiones
la tempestad en que viven.

Pues sólo por ti la Vida
se mejora y se embellece,
y el corazón se engrandece
cuando de ti no se olvida.

JOSÉ MARTÍNEZ

Anteriores Artículos

RECORDANDO EL PASADO

Siguientes Artículos

REENCARNACIÓN

Sin Comentarios

Deja tu opinión

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.