Página póetica

PÁGINA POÉTICA

SE UN BUEN SEMBRADOR

Hombre que vienes a la vida
en busca de tu progreso,
sirve, perdona y olvida
y ama a todo el Universo.

Esparce la semilla del Amor
sea cual sea tu ideología,
aunque te cueste sudor,
te ha de alegrar algún día.

No ha de importarte siquiera
si cae en piedra o en camino,
si en barrizal o en vereda
o en algún otro destino.

Destierra de ti el pensamiento
que te empuja hacia el error,
y da cobijo a un sentimiento
de Paz, Concordia y Amor.

Haz parte de ti la labor
de llevar dicha a la gente,
sé un buen sembrador
y esparce buena simiente.

No te preocupes si alguna
no cae en fértil terreno,
si solamente naciera una,
su trabajo habrá sido bueno.

No procures el renombre,
ni lisonjas, ni agasajos,
ha de alejarse el hombre
de esos sentimientos bajos.

Y entregar abiertamente,
sin ninguna condición,
a toda clase de gente
el interior del corazón

Que éste siempre sea el vigía
que te conduzca a buen puerto,
pues aquél a quien le guía
jamás tendrá un futuro incierto.

No dejes tan sólo un instante
que en ti se pose la ira,
lucha y sigue adelante
y no escuches la mentira.

Bendito tú si te encargas
de agrandar la vida ajena,
si rompes la tristeza amarga
y cambias en risa la pena.

Es la mayor recompensa
que se te puede ofrecer,
sí solamente se piensa
en ayudar, servir y querer.

Verás así de qué manera
hacia ti la dicha viene,
por tener de causa primera
ofrecer al que no tiene.

Qué alegría vivir en paz
con todo tu alrededor,
levanta al cielo tu faz
y da gracias al Creador.

J.M.

Publicado en “Amor paz y caridad” Agosto 1986. Nº 36

Anteriores Artículos

RECORDANDO EL PASADO

Siguientes Artículos

REENCARNACIÓN

Sin Comentarios

Deja tu opinión

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.