PÁGINA POÉTICA

0
2

DE CORAZÓN A CORAZÓN

Si del bien abandonas la senda,
¿dónde irás de la mano del mal?
No te dejes vencer, corazón,
sigue amando y sufriendo a la par.

Sigue abierto al dolor, que depura,
sigue abierto al Amor, que perdona;
sigue abierto a los hombres y a Dios,
sigue abierto a la Luz y a las sombras.

No rechaces del mal la embestida
sin hablarle de Dios y del bien;
haz que su mano vacile al herirte
y se abstenga de volverlo a hacer.

No te canses de amar y sufrir,
de luchar con las sombras y el mal,
porque el mundo te vuelva La espalda
y la Vida te haga llorar.

Porque vivas sin luz de otros ojos,
porque vivas sin besos de Amor
y te sientas morir de tristeza,
de amargura y desolación.

De la Tierra no esperes más fruto.
Tu destino es sufrir y amar,
porque Amor Le has negado a la Vida
y la Ley no perdona jamás.

No te sientas culpable irredento,
no te sientas indigno de Dios;
porque Dios es Amor y perdona
al que lucha por su redención.

Si sembramos del Bien la semilla,
si sabemos sufrir y amar,
saldaremos las cuentas del alma
y con Dios estaremos en paz.

Corazón, corazón que vacilas
en la lucha con la imperfección,
no te dejes vencer por eL mal
y hazte fuerte en el Bien y el Amor.

No desoigas la voz de los Cielos,
que te llama al concierto del Bien
para hacerte más justo y perfecto
y dejar de sufrir y caer.

Si abandonas la senda divina
que nos lleva al encuentro con Dios ,
¿dónde irás de la mano de mal?
¡No te dejes vencer, corazón!

Sigue amando y sufriendo en silencio,
recogiendo la siembra de ayer,
para hacerte más justo y perfecto,
para hacerte más fuerte en el Bien.

Sólo así te harás digno del Cielo
y podrás libremente volar
al encuentro de Dios y Los hombres,
sin tener que humillarte ante el mal.

Sin sentirte culpable irredento,
prisionero de la imperfección
que te hace sufrir y llorar
y te aleja del seno de Dios.

JOSE MARTÍNEZ